La Aromaterapia es una propuesta terapéutica que utiliza como medio los aceites esenciales, de las plantas llamadas aromáticas.

   Los aceites esenciales son el producto de estas plantas, y se extraen por distintos métodos, como la destilación y la presión. Estos aceites son extremadamente volátiles y conservan el aroma característico de la planta de la cual provienen y a la que ellos les confieren su olor.

   Estudios científicos sobre métodos terapéuticos tradicionales, como la "aroma terapia", han demostrado ser eficientes auxiliares (inocuos) en el tratamiento de algunos de los padecimientos y afecciones más comunes del organismo, así como en la conducta, ya que actúan:

  1.  Sicológicamente, por asociación de ideas (nemotecnia) de vivencias agradables, placenteras, desagradables, etc.

  2. También actúan fisiológicamente, ya que los aromas de nuestra empresa  son naturales  y ciertos  componentes que producen el tono  distintivo de ellos, al llegar por el olfato al cerebro, interactúan con el funcionamiento del organismo.

   Los aceites esenciales son "el alma de la planta" y constituyen el medio por el cual se transmiten sus propiedades naturales. Ellas tienen un alcance  fundamental para el tratamiento de las distonías neuro-vegetativas y los desequilibrios psicofísicos, pues actúan directamente en el plano emocional  y fisiológico del ser humano. Su facilidad de absorción en la piel permite que los componentes activos penetren directamente en el organismo, equilibrando y  armonizando todo el sistema, a través de los meridianos energéticos, la circulación sanguínea y linfática, las células, los tejidos, los órganos, los aparatos y los sistemas. El  olfato está conectado con el sistema límbico, que se estimula con los diferentes aromas, lo que permite al cerebro incrementar la secreción de ciertas sustancias, que alivian dolencias específicas.

   Por lo tanto la Aromaterapia es un método curativo holístico que puede actuar sobre procesos físicos, mentales y emocionales con efectos muy armonizantes. Para ello se basa en el uso de aceites esenciales (obsérvese que la palabra aceite no debe prestarse a equivocación, ya que precisamente la mayoría de estas substancias no son grasas precisamente). Si bien el término aromaterapia es relativamente moderno el uso de los aceites esenciales se remonta a la antigüedad, encontrándose los Egipcios, los Griegos, Chinos,  ente aquellos que según hallazgos arqueológico pudieron haber utilizado los aceites esenciales como forma de combatir enfermedades, curar heridas o aliviar dolores.

   Todos estamos de acuerdo en que ciertos olores nos son agradables, mientras que otros son completamente repulsivos, atentando además, hasta lo más profundo de nuestras entrañas y pudiendo conseguir todo tipo de efectos fisiológicos y psicológicos en casos determinados. Bien, pues con esta sencilla frase, hemos comprobado el poder de la Aromaterapia, ya que no se basa en otra cosa que en el olfato.